Cada visita a Londres es una inmersión al pasado; la posibilidad de experimentar los misterios de su Torre, la belleza del Palacio de Buckingham o la majestuosidad del Parlamento y el Big Ben, pero también, desde las Olimpiadas de 2012, la capital británica se ha renovado continuamente para ofrecer emocionantes atracciones a visitantes y locales.

A unos pasos del parque olímpico, puedes hospedarte en MOXY London Stratford, un nuevo hotel diseñado con el concepto de los Juegos Olímpicos y que reúne dos de las cosas que podrían interesarte más: comodidad y buen precio.

Te dejamos un recorrido para saber cómo experimentar Londres desde las alturas y, por supuesto, dónde te recomendamos vivir una de las tradiciones más antiguas (y deliciosas) de esta ciudad: la hora del té.

Londres desde las alturas

Up at The O2. Si algo permanente dejaron las Olimpiadas, fue la Arena O2, construida para la inauguración de los Juegos Olímpicos de 2012 y que desde entonces ha servido como recinto para conciertos de artistas como U2, Madonna o Paul McCartney, y que ahora tiene un increíble atractivo: Up at the O2.

La atracción consiste en escalar hasta el punto más alto del techo del estadio de 52 metros de altura (que representan las semanas del año), y 365 m de ancho (que simbolizan los días del año).

Además de ser un gran reto, lo más emocionante de esta experiencia es poder contemplar, al aire libre y sin filtro, algunas de las mejores vistas de Londres.

Más información aquí

Foto: By Aleem Yousaf – ArcelorMittal Orbit and Olympic Stadium, CC BY-SA 2.0

ArcelorMittal Orbit. El año pasado, la exposición de Anish Kapoor visitó con éxito la CDMX. Este mismo artista creó para el Queen Elizabeth Olympic Park la estructura más alta del Reino Unido y que hoy funciona como una especie de montaña rusa, en la que subes 80 metros para admirar el panorama y luego deslizarte hacia abajo en un túnel. Más información aquí

Teleférico Aerolínea Emirates. Viajar entre dos puntos opuestos del río Támesis nunca fue tan divertido, gracias a este teleférico que conecta Greenwich Peninsula y los Royal Docks en sólo 10 minutos. Para llegar, toma el Tube (metro) hasta la estación North Greenwich; compra tu boleto o utiliza tu tarjeta Oyster ¡y disfruta de las vistas!

The Shard. Toda ciudad con rascacielos debería tener un Observatorio para poder admirar el panorama y aunque en Londres existe el Sky Garden (que, como el nombre indica, es un jardín público gratuito en lo alto de un edificio), ahora The Shard es el punto más elevado de esta metrópoli (306 metros de altura) y el ideal para contemplar el panorama, que obsequia hermosos atardeceres junto al río. Más información aquí

London Eye. Desde el 2000, este atractivo, la rueda de la fortuna más prominente de Europa, se ha vuelto un referente del paisaje londinense gracias a su privilegiada ubicación que te permitirá contemplar, a 135 metros de altura, inigualables vistas del Parlamento, el Puente Westminster y el Big Ben -y todo lo que esté a 40 kilómetros (con buena visibilidad)-. Más información aquí

Y en tierra…

Si las alturas no son lo tuyo, o quieres una oferta de actividades ‘terrenales’, te recomendamos:

Ópera: pasión, poder y política. Hasta el 25 de febrero podrás disfrutar de esta exposición temporal en el Museo Victoria & Albert que cuenta la historia de 400 años de la Ópera (un arte que conjuga música, drama, diseño y voz) mediante siete de las obras más representativas en siete ciudades de Europa, desde el Renacimiento hasta nuestros días.

Hamilton. El exitoso musical creado por Lin-Manuel Miranda (que ha batido todos los récords en Broadway, que tiene 11 Tonys, dos giras en EUA y una producción en Chicago) llega ahora al West End con un elenco encabezado por los talentosos Jamael Westman, Rachelle Ann Go, Giles Terera y Rachel John. Te recomendamos reservar con anticipación, porque al igual que en NY, ¡los boletos vuelan!

Harry Potter – A History of Magic. Para celebrar el vigésimo aniversario de la saga, esta exhibición temporal de la Biblioteca Británica reúne libros raros, manuscritos y objetos para entender las inspiraciones que influyeron a J.K. Rowling para crear Harry Potter. Admira volúmenes de alquimia, hierbas curativas o astronomía, y como bono, textos escritos a mano por la propia autora que nos regaló una de las mejores sagas de los últimos tiempos.

La hora del té

El té es una de las tradiciones más arraigadas a Londres y que empezó gracias al rey Charles II y a su esposa, la infanta Catherine de Braganza, pero no fue hasta mediados del siglo XIX que apareció el concepto de afternoon tea.

Esta costumbre fue iniciada por Anna, la séptima duquesa de Bedford, quien, en 1840, decía que le daba mucha hambre entre el lunch y la cena (que solía servirse hasta las 8 p.m.); por ello, empezó a pedir una charola de té, pan y mantequilla. Después agregó algo entre ambas rebanadas de pan creando los primeros sándwiches. Esto se convirtió en un hábito para ella y sus amistades y luego se popularizó.

Para vivir esta experiencia como todo un rey, o reina, puedes hacerlo en el nuevo hotel Four Seasons Hotel London at Ten Trinity Square, que te cautivará desde su arquitectura e increíbles panorámicas del Tower of London.

Durante la hora del té podrás disfrutar de más de una docena de sus variedades, de un pianista en vivo, champaña, deliciosos bocadillos salados (incluido el tradicional sándwich de pepino) y algunos de los postres más bonitos que verás en esta ciudad, ¡hasta te dará tristeza comerlos!

Dónde quedarte

MOXY LONDON STRATFORD

Este lugar, diseñado con el concepto de las Olimpiadas, se distingue de otros hoteles de bajo costo gracias a las lindas instalaciones que incluyen uno de los bares más hot de la zona, espacios para entretenerse con juegos de mesa (jenga, ajedrez, damas y más) y una estancia que te hará sentir como en casa gracias a los acogedores sillones o coloridos cojines (¡y con bartender!).

Como la temática del hotel gira en torno a las Olimpiadas, encontrarás una decoración muy original, que abarca objetos como trofeos y bicicletas.

El personal -la mayoría jóvenes- te hará pasar una gran estancia pues cada día tienen actividades para los huéspedes como beer pong (encestar pelotas de ping pong en vasos de cerveza desde el extremo de una mesa), concursos de la bomba más grande de chicle y hasta uno para ver quién puede ingerir la mayor cantidad de bombones (los ganadores se llevan premios).

Otro de los atractivos del hotel es que se encuentra a sólo unos cuantos pasos de uno de los centros comerciales más grandes del viejo continente: Westfield, y a cuadras del metro y la estación Stratsford, desde donde puedes tomar un autobús al Aeropuerto de Standsted, que te conectará con las principales urbes europeas gracias a las aerolíneas de bajo costo.

Más información aquí

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí